El capitulo más triste (ever) de How I Met your mother.




El desarrollo de  la séptima temporada de How I met your mother ha sido algo extraño e  importante de comentar. Primero, empezó patéticamente mal, augurando una terrible temporada y haciéndonos desear (bueno, por lo menos a mi) que el final llegara pronto. Sin embargo, luego de un par de capítulos, la trama se compuso y la serie regresó al dinamismo que la caracterizaba en sus inicios, dándonos como resultado una temporada en la cual ha habido interesantes y rescatables giros de historia, pero sobre todo: MUCHA DIVERSIÓN.

“Symphony of illumination” representa el ultimo capitulo que la serie tendrá en el 2011, para abrir paso a su descanso navideño y regresar en Enero del 2012. Este episodio (del cual no quiero dar muchos detalles) sorprende desde el inicio, revelándonos un adelanto importante en la trama, desbaratándolo más tarde y culminando con un final que deja un extraño sabor de boca. En realidad, no es extraño, es triste. Para una serie de comedia, este fue un final muy impactante y muy poco esperanzador.

Si aun no ves el capitulo, deja de leer justo aquí: y es que ¿Apoco no los hizo entrar en shock el saber que Robin no puede tener hijo, que es estéril? De verdad que no lo veíamos venir, la falsa alarma de embarazo nos hizo girar la rueda en una dirección muy diferente a esta. Y aunque repito que fue muy triste, también tengo que decir que fue un gran avance en la trama del guion. Por fin sucedió algo que marca a los personajes y su desarrollo. Sin duda alguna, este capitulo terminó de colocar a la séptima temporada de How I met your mother, en un escalón muy especial en su propia trayectoria. 

No hay comentarios: