Es de sabios rectificar (How I met your Mother)



Aunque no había tenido tiempo de escribirlo, la semana pasada vi el capítulo 3 de la temporada 7 de “How I met your Mother” y la verdad es que con sorpresa tengo que aceptar que me cerraron la boca.

En un post anterior (aquí) señalé que la serie carecía de la chispa y originalidad que la había caracterizado en un principio. Pues bien, este tercer capítulo me enseñó que aun pueden salvar esta historia que tantas risas me regaló en sus primeras 3 temporadas. Resulta que este capítulo tuvo toda la magia, la simpatía y el humor que caracterizaba a la serie en su origen. Se pudo ver un fabuloso guion en el cual los personajes volvieron a ser tan frescos y queridos como siempre. Ojalá que el resto de la temporada se mantenga en el mismo camino (de hecho, justo ahora me voy a ver el capitulo 4).

Lo único que sigo sosteniendo es: “Los guionistas de esta serie odian a su protagonista, Ted” y es que aunque el capitulo estuvo excelente y todos los personajes se lucieron de manera singular, Ted sigue en el mismo y fastidioso rollo que tanto castra mis pelotas. Pero bueno, nada puede ser perfecto.

Bien por la séptima temporada de “How I met your mother”, logró hacerme cambiar de opinión y cerrarme la boca.

1 comentario:

Alexandra dijo...

Púes qué bueno ¿no? Ojalá sigas disfrutando de tu serie. Me la han recomendado mucho y la verdad es que no paso de algunos capítulos (muy divertidos) de forma aleatoria, pero quizás sea hora de darle una oportunidad.

Todavía estoy impactada ¡eh! No se me olvida... :$